Cómo elegir franquicia de entrenamiento personal


¿Cómo montar un centro de entrenamiento personal con una franquicia?

Últimamente me estáis preguntando mucho sobre la idoneidad o no de recurrir a una franquicia para montar un centro de entrenamiento personal. Cómo es lógico, la respuesta es “depende”. Los factores que influyen son diferentes desde tus características personales, tus objetivos, tu presupuesto, tu experiencia, etc., a cuál es la franquicia que mejor se adapta a tus expectativas. Es decir, cómo elegir franquicia de entrenamiento personal requiere que pasemos de un periodo de análisis y reflexión para tratar de estar lo más seguro posible posible de que estamos eligiendo la opción correcta. Así que, empecemos por el principio.

¿Qué es una franquicia de entrenamiento personal?

Una franquicia es un acuerdo entre el franquiciador o franquiciante y el destinatario o franquiciado o franquiciatario, por virtud del cual el primero (franquiciador) cede al segundo (franquiciado) la explotación de los derechos de uso de determinado nombre o marca, así como los sistemas de producción y mercado de producto.

Dicho de una manera un poco más sencilla, estamos ante una franquicia cuando una empresa (franquiciador) permite a un emprendedor (franquiciado) utilizar su nombre, su imagen corporativa y su modelo de negocio en el que transmite su experiencia y su saber hacer en la prestación de servicios de personal trainer a cambio de unas contraprestaciones económicas.

Hay varios elementos importantes que componen la franquicia. Por una parte la marca comercial que distingue al franquiciador, un determinado “saber hacer” (o know-how) y la formación impartida a los franquiciados, así como la supervisión y seguimiento de la correcta implementación de los procesos necesarios para la puesta en práctica del know-how. A cambio de la cesión, el franquiciador recibe un royalty o canon (un pago) que normalmente retribuye la cesión de la marca comercial y del know-how, la tasa de formación y asesoramiento, las campaña de marketing, etc.

La franquicia se concede, por lo general, por un período determinado y para un área geográfica concreta (normalmente en exclusividad). Entre los servicios que suele prestar el franquiciador están los relacionados con publicidad, formación, asesoramiento legal, sistemas de gestión de clientes, etc. La regla general es que los contratos duren entre cinco y treinta años, con la posibilidad de cancelación o terminación anticipada mediante un preaviso y si se dan unas condiciones previamente pactadas y regladas. Como en cualquier contrato serio, el incumplimiento de las cláusulas contractuales suele acarrear penalizaciones económicas para los franquiciados o franquiciatarios.

¿Cuáles son las ventajas y los inconvenientes de las franquicias para entrenadores personales?

Por lo general, las ventajas que tenemos cuando nos aliamos con una franquicia que realmente ofrece un producto testado y consolidado en el tiempo (esto es muy importante tenerlo en cuenta, pues hay franquicias que ofrecen un producto que no ha demostrado de manera solida su eficacia) son las siguientes:

– Ser propietario de un negocio bajo una marca reconocida, con resultados probados.

– Reducción de riesgos.

– Obtención de experiencia y know how en el sector. Lo que es fantástico si no cuentas con experiencia previa. 

– Formación inicial y asistencia continuada.

– Zona de exclusividad.

– Marketing y publicidad.

– I+D (investigación y desarrollo) de los diferentes productos, servicios y métodos de gestión del franquiciador.

– Economías de escala (aquí hay que prestarle mucha atención, pues hay franquiciadores, que lejos de reducir el precio de los bienes necesarios para prestar el servicio, incluyen un sobre coste al precio normal de mercado).

– Cobertura asistencial.

– Reconocimiento de marca.

Por el contrario, no todos son beneficios cuando contratamos con una franquicia, hay una serie de desventajas que también debemos tener en cuenta:

– Pago de derechos de entrada y royalties.

– No se es propietario de la marca. Lo que tenemos es un derecho de uso, así que cuando el contrato termina, este derecho se pierde.

– Las decisiones estratégicas sobre el futuro de la empresa, el modelo de gestión, la prestación de servicios, etc. las toma el franquiciador. 

– Normas y directrices impuestas, lo que supone que la capacidad de decisión está limitada a lo establecido por el franquiciador.

– Vinculación al éxito del franquiciador y de los demás franquiciados. Al actuar todos bajo la misma marca, tanto los errores como los aciertos de los demás miembros de la franquicia nos afectan directamente. 

– Limitación para la venta o traspaso del negocio, dependiendo de lo establecido en el contrato.

¿Se adapta el modelo de franquicia a lo que necesitas?

Antes de decidirte a poner tus sueños como emprendedor en las manos de una franquicia, es necesario que te pares a analizar si realmente estáis hechos el uno para el otro. No se trata de una relación esporádica, sino que tiene que ser algo estable y duradero en el tiempo si ambas partes quieren salir beneficiadas.

Tienes que hacerte las siguientes preguntas:

¿Es el momento adecuado para emprender? ¿Por qué?

¿Dispones de las habilidades y competencias mínimas que ha de tener un emprendedor?

¿Es el momento económico y personal adecuado para hacerlo?

¿Cuentas con el apoyo de tu familia y de tu círculo íntimo para dar el paso?

¿Cuánto dinero estás dispuesto a invertir? ¿Es suficiente para afrontar los gastos que requiere la franquicia?

¿Qué rentabilidad quieres o necesitas obtener? ¿Es razonable teniendo en cuenta los resultados de otros franquiciados con unas características similares a las tuyas?

¿Estás dispuesto a seguir las directrices de otros en tu negocio, aún cuando no las compartas plenamente?

¿Qué crees que podría salir mal en tu proyecto? ¿Qué consecuencias tendría para tu patrimonio? ¿Y para tu vida profesional y tus relaciones personales?

Te recomiendo que escribas de puño y letra tus respuestas a estas preguntas. Y las releas pasadas 24 horas. ¿Qué sensaciones tienes?

Si deseas que te eche una mano con el proceso de decisión, puedes ponerte en contacto conmigo aquí, y te enviaré un breve test que te ayudará a hacerte un idea de hasta qué punto tienes madera de franquiciado.

¿Qué información ha de darte el franquiciador?

Si decides seguir adelante con el proyecto, pues has comprobado que es una forma de emprender que encaja con tus necesidades, tienes que recibir la información adecuada y correcta del franquiciador para seguir avanzando en el proceso. 

Tienes que analizar, comprender y compartir las características intrínsecas del concepto de negocio, del sector, del organigrama y la toma de decisiones del franquiciador, cada una de las cláusulas del contrato, de los requisitos económicos y personales, si tiene algún tipo de plan para ayudarte a financiar tu negocio de entrenamiento personalizado, etc.

Detente con mayor detenimiento en las obligaciones a las que te comprometes como franquiciado, cuál es la duración del contrato y cuál es su forma de renovación, las exclusividades en la compra de consumibles, en cuál es exactamente el área o territorio en el que tendrás influencia y exclusividad, qué comportamientos están penalizados y cuál es la cuantía de las penalizaciones, cómo te ayudará la franquiciadora en caso de que los resultados no sean los esperados, cuáles son los requisitos para la rescisión del contrato y cuál es el sistema legal elegido para la resolución de controversias jurídicas, así como el foro elegido para ello. 

Un punto especialmente determinante para que te decidas o no, es estar convencido de que el pago que vas a realizar al franquiciador está compensado con las contraprestaciones y beneficios que vas a recibir a cambio.

Por supuesto, para poder tomar la decisión adecuada, has de contar con la información correcta y cierta. Pero no te preocupes, el legislador ya se ha preocupado por defender tus intereses y lo ha regulado en el artículo 62 de la Ley 7/96, de Ordenación del Comercio Minorista, cuyo tenor literal a fecha de la publicación de este artículo es:

1. La actividad comercial en régimen de franquicia es la que se lleva a efecto en virtud de un acuerdo o contrato por el que una empresa, denominada franquiciadora, cede a otra, denominada franquiciada, el derecho a la explotación de un sistema propio de comercialización de productos o servicios.

2. Las personas físicas o jurídicas que pretendan desarrollar en territorio español la actividad de franquiciadores a que se refiere el apartado anterior, deberán comunicar el inicio de su actividad en el plazo de tres meses desde su inicio al Registro de Franquiciadores, que recogerá los datos que reglamentariamente se establezcan.

Las empresas de terceros países, no establecidas en España, que pretendan desarrollar en España la actividad de franquiciadores, lo comunicarán directamente al Registro de Franquiciadores del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, en el plazo de tres meses desde su inicio.

El Ministerio de Industria, Turismo y Comercio informará a las Comunidades Autónomas de las empresas franquiciadoras registradas.

Del mismo modo, las Comunidades Autónomas comunicarán al Registro de Franquiciadores del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio las modificaciones que se produzcan en el registro autonómico correspondiente.

3. Asimismo, con una antelación mínima de veinte días a la firma de cualquier contrato o precontrato de franquicia o entrega por parte del futuro franquiciado al franquiciador de cualquier pago, el franquiciador deberá haber entregado al futuro franquiciado por escrito la información necesaria para que pueda decidir libremente y con conocimiento de causa su incorporación a la red de franquicia y, en especial, los datos principales de identificación del franquiciador, descripción del sector de actividad del negocio objeto de franquicia, contenido y características de la franquicia y de su explotación, estructura y extensión de la red y elementos esenciales del acuerdo de franquicia. Reglamentariamente se establecerán las demás condiciones básicas para la actividad de cesión de franquicias.

Siendo más concretos, y siguiendo los pasos que nos indica Tormo Franquicias Consulting, la documentación que debemos solicitar al franquiciador es la siguiente: 

Datos de identificación de la empresa franquiciadora y domicilio social, datos registrales de la marca, capital social, socios y fecha de creación de la empresa.

– Documento con las características de la franquicia. Descripción de productos y servicios e información sobre la apertura, puesta en marcha y desarrollo del negocio.

Contrato de franquicia y precontrato, si lo hubiera.

– Número de centros de entrenamiento personal abiertos, diferenciando si son propios o franquiciados, e indicando la dirección completa, el teléfono y persona de contacto.

– Datos de tipo económico, en los que se refleje sin ningún tipo de dudas la inversión inicial propuesta, una cuenta de explotación tipo, el plan previsional de explotación para un mínimo de tres ejercicios de actividad que incluya, un estado de tesorería y periodo estimado para la amortización de las inversiones necesarias.

Relación detallada de servicios que presta la enseña al franquiciado y su periodicidad.

Actividades de formación, tanto obligatorias como voluntarias, que aporta el franquiciador especificando posibles costes para el franquiciado.

– Estructura y organigrama de la central franquiciadora.

Obligaciones financieras del franquiciado (derecho de entrada, royalties, canon de publicidad o cualquier otro tipo de obligaciones en este sentido).

– Apoyos de marketing y calendario de acciones publicitarias.

Por supuesto, toda relación contractual ha de basarse en la buena fe y, especialmente en el caso de un contrato de franquicia, además debe haber una absoluta transparencia. Por lo que, si algún punto no te ha quedado claro, no dudes en preguntar una y otra vez hasta que no tengas la más mínima duda. Desconfía si el franquiciador del que puede ser tu futuro centro de entrenamiento personal no te da toda la información, o si no es lo suficientemente claro en sus respuestas. 

¿Quieres más información sobre cómo elegir franquicia de entrenamiento personal? No dudes en ponerte en contacto conmigo aquí, será todo un placer ayudarte.

Si quieres saber más ideas para potenciar tu negocio de entrenamiento personal:

Si te ha gustado, por favor, comparte este artículo.

Sumario
Cómo elegir franquicia de Entrenamiento Personal
Título
Cómo elegir franquicia de Entrenamiento Personal
Descripción
¿Te estás planteando montar un franquicia de entrenamiento personal (o de cualquier otro sector)? Entonces no puedes dejar de leer este artículo. Evitará que tomes la decisión equivocada pues conocerás aquello que has de saber antes de dar tu "sí quiero" al franquiciador.
Autor
Editor
Capitán PT
Logo