¿Sobrevivirá tu marketing al cambio normativo del 2018?

¿Es tu estrategia de publicidad eficiente?

No es necesario ser ningún visionario para poder predecir el terremoto que se va a producir en el mundo del marketing en la segunda mitad del 2018. Como es lógico, aquellas empresas que tienen la información adecuada y que diseñan sus estrategias con la antelación necesaria, ya han empezado a planificar sus campañas de promoción adaptándose a la nueva coyuntura.

Como todo en la vida, contemplar la situación como positiva o como negativa depende únicamente de nosotros, y personalmente creo que esta es una fantástica oportunidad para analizar seriamente si el dinero que se invierte en publicidad es productivo o no para el negocio.

Muchos de los especialistas en marketing son unos fantásticos trileros de los datos (con todo mi cariño), y son capaces de justificar, ¡incluso con datos!, cualquier acción en la que aparezca un logo. Si profundizamos en el análisis de lo que nos están contando, y logramos que se sientan acorralados por nuestras inquisitivas preguntas, intentarán zafarse recurriendo al “comodín de Freud”; es decir, pondrán encima de la mesa el impacto que tiene en el inconsciente de nuestro target la cuestionada campaña. Ante esto la única solución es tener fe o cruzar los dedos.

Siendo plenamente conscientes de que medir “científicamente” el ROI de nuestro marketing no siempre es posible, te propongo que recurras a la búsqueda de indicadores menos exactos pero mucho más prácticos y fiables.

¿Cómo medir el ROI de tu marketing?

Déjame que te ponga un ejemplo de una “estrategia de rastreo” sencilla y muy representativa que surgió en una conversación con Paz Santamaría.

Si has leído el libro “El Método Capitan PT: Como vivir del entrenamiento personal”, recordarás que él se menciona el concepto del “territorio” para las acciones de marketing de un entrenador personal o de un centro de entrenamiento personal. Resumiendo, este concepto se apoya en la idea de que para los consumidores de este tipo de productos, suele ser determinante la cercanía del sitio de entrenamiento al lugar de residencia o de trabajo de aquél para tomar la decisión de compra. De tal manera que el círculo de atracción de la ubicación suele tener una extensión de un kilómetro a la redonda; más o menos, pues habría que tener en cuenta la idiosincrasia del territorio en particular y la especialización en el target para ser mucho más precisos. Si esto fuera cierto, el ROI de las acciones de marketing que impactan en potenciales clientes tiende a ser cero (0), de manera directamente proporcional al aumento de la distancia del lugar de trabajo o de residencia del potencial cliente respecto al sitio de entrenamiento.

Si se tiene bien definido el target del cliente potencial, lo que hay que buscar es algún lugar, dentro del área de atracción en el que la afluencia de éste sea alta. Por ejemplo, si el target son mujeres mayores de 50 años con un alto poder adquisitivo, podemos buscar alguna tienda de ropa o de complementos para este tipo de mujeres que esté dentro de nuestro territorio; pasear cerca de este lugar, y cuando nos crucemos con alguien que encaje en el perfil preguntarle simplemente si conoce algún centro de entrenamiento personal cerca. La idea no es hacer una encuesta a esta persona, sino hacer la pregunta como si nos hubiéramos perdido y estuviéramos pidiendo ayuda. No preguntaremos directamente por nuestro centro, sino que haremos una pregunta abierta, de esa forma podremos también comprobar no ya sólo si conoce dónde estamos, sino también qué tal lo está haciendo la competencia que tengamos cerca de nuestro territorio.

Como ya he comentado, lo importante no es la precisión de este pequeño estudio, sino las sensaciones y las reflexiones a las que llegaremos con las respuestas recibidas. Estoy convencido de que acciones como esta nos ayudarán a medir la eficiencia de nuestro marketing, y nos permitirán salirnos de lo convencional en su diseño para conseguir más impacto y mejores resultados, con un coste menor. Además, será un fantástico ejercicio para ir preparándonos para el terremoto normativo que el Reglamento General de Protección de Datos establece a partir del 25 de mayo de 2018.

Si quieres más ideas para potenciar tu negocio de entrenamiento personal:

Si te ha gustado, por favor, comparte este artículo.