Cómo crear conexión de alta intensidad con tu cliente

¿Qué es la Morfopsicología?

La Morfopsicología es una disciplina que trata de ayudarnos a entender el carácter, la personalidad, el modo de afrontar los retos y desafíos que presenta la vida; la actitud, las capacidades, etc., de cada persona mediante la observación y análisis de las particularidades y generalidades de su cuerpo, especialmente del rostro.

Al tener este conocimiento de nuestro interlocutor aumentan exponencialmente las posibilidades de comunicación sea no sólo efectiva, sino también eficiente.

¿Qué grupos de personas define?

Resulta difícil responder a esta pregunta de una manera precisa, pues la Morfopsicología es la combinación de una serie de leyes biológicas, y cada una de estas leyes se manifiesta en el rostro de manera diferente. Sin embargo, simplificándolo mucho, para un primer acercamiento, podríamos decir que una manera de diferenciar a las personas es dependiendo de qué área de su rostro tiene una mayor preponderancia:

Personas con un predominio de la zona baja del rostro:

Esta zona incluye el mentón, las mandíbulas y la boca. Dentro del conocido modelo que defiende el “cerebro triúnico”, esta zona está conectada con el denominado “complejo-R”, también conocido como “cerebro reptiliano”. Por lo que a ella se vinculan los instintos primarios esenciales (supervivencia, protección, sexualidad, alimentación, etc.).

Cuando esta zona es la dominante en la persona, nos encontramos que normalmente está interesada en satisfacer sus necesidades más básicas, aunque también muestra gran habilidad para convertir en realidad sus pensamientos o sentimientos, es decir, tiene una gran capacidad para conseguir sus deseos.

Personas con un predominio de la zona media del rostro:

Esta zona comprendo a los pómulos y la nariz. Esta parte está relacionada con el denominado “cerebro viejo del mamífero”, la cual comprende el sistema límbico que, unido al sistema vegetativo, es el epicentro de nuestras emociones.

Si esta zona es la que tiene una mayor predominio en la persona, nos encontraremos ante alguien con una gran capacidad para manifestar sus sentimientos, para controlar sus emociones y para la empatía. Nos encontraremos ante alguien que se enfrenta a sus objetivos y desafíos de una forma muy emocional, con todo lo bueno y malo que ello conlleva.

Personas con un predominio de la zona alta del rostro:

Esta zona engloba la frente y las sienes. Se vincula con el denominado “cerebro racional”, y está formado por el neocortex, que es exclusivo de los mamíferos, y es responsable de las funciones del cerebro de carácter superior, como la cognición, la percepción sensorial y el sofisticado control motriz. Simplificándolo mucho, podemos decir que esta zona nos informa sobre cómo es vida mental y espiritual del individuo.

Como es de suponer, no existen muchos individuos “puros”, es decir, aquellos en lo que claramente una zona predomine sobre las demás.

¿Cómo incide en la práctica deportiva?

Simplemente haciendo una pequeña reflexión sobre lo visto anteriormente, podemos sacar algunas ideas de cómo puede incidir la preponderancia de cada zona en la práctica deportiva.

Si nos encontramos ante un individuo con la zona baja del rostro (instintiva) más desarrollada, seguramente será alguien a quien le estimulen mucho las sensaciones de realizar deporte, el reto constante y la mejora continua de los resultados. Serán competitivos y no cejarán hasta lograr el objetivo que se han planteado.

Si es la zona media (relacional) la que tiene un mayor dominio en el rostro, es muy probable que la práctica deportiva que prefiera esta persona sea aquella en la que el contacto con los demás es imprescindible, por lo que los deportes de equipo serán su favoritos.

Si la persona tiene una zona alta (racional) que destaca sobre las otras dos, su tendencia, en principio, hacia la práctica deportiva se decantará por aquellos en los que la estrategia y la táctica individual tengan un mayor peso, y en los que la técnica prevalezca sobre la fuerza.

¿Y en los clientes de un gimnasio?

Resulta obvio cómo la morfopsicología incide en los clientes de un gimnasio pues, conociendo las preferencias de cada uno de los grupos es bastante sencillo ubicarlos dentro de las diferentes zonas de una instalación deportiva.

Es muy probable que encontremos más fácilmente a los pertenecientes al grupo de los “instintivos” en la zona de peso libre, a los “relacionales” en las clases colectivas y a los “racionales” en la zona de cardio.

Centrándonos en las clases colectivas, los “instintivos” tendrán una mayor afinidad con clases del estilo de Body Pump, los “relacionales” se decantarán por las similares a Body Combat; y los “racionales” disfrutarán con “Body Balance”.

¿Cómo pueden utilizar esta información los entrenadores personales?

La utilidad que los entrenadores pueden dar a esta información es inmensa, ya no sólo con los clientes como con sigo mismos. Sabiendo cuál es la preferencia de comunicación de sus clientes, y aplicando las estrategias adecuadas, les será mucho más fácil no sólo motivarles para que conviertan la actividad deportiva en un hábito, sino que también superarán la resistencia al cambio con mayor facilidad, facilitando el logro de los objetivos.

¿Y los gerentes o especialistas de marketing de un centro deportivo?

La utilidad de la morfopsicología para los gerentes y especialistas de marketing es espectacular pues les ayuda a ser más efectivos en las campañas de marketing, reduciendo su coste y aumentando sus resultados.

Para ello es necesario que las campañas de captación, fidelización, aumento de ingresos secundarios, retención y recuperación de clientes se diseñen teniendo en cuenta si nuestro cliente objetivo es “instintivo”, “relacional” o “racional”.

Resulta bastante inútil que el mensaje de una campaña de marketing se centre en hablar de sensaciones físicas si va dirigido a un cliente “racional”, de superación si su objetivo es un cliente “relacional” o de conexión si es un “instintivo”. Es algo así como enviar un anuncio en inglés a un chino, en chino a un español y en español a un inglés.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Si quieres más ideas para potenciar tu negocio de entrenamiento personal:

Si te ha gustado, por favor, comparte este artículo.