El principio de Pareto para el éxito de tu negocio de Entrenador Personal

¿CUÁL ES CONSEJO QUE DARÍAS A UN ENTRENADOR PERSONAL?

Ultimamente me estoy encontrado, bastante a menudo, con la siguiente pregunta. La gente se acerca a mí y me dice: —Oye, José Luis, si tuvieras que darme solo un consejo, un consejo nada más, para mejorar o para poner en marcha mi negocio de entrenamiento personal, ¿cuál sería?—.

Lo cierto es que, al principio, tenía que pensarlo un poco y, si he de ser sincero, divagaba, me iba un poco por las ramas y trataba de dar mucha información. Porque hay muchas cosas que entiendo que son imprescindibles para poner en marcha tu negocio de entrenamiento personal o para mejorar el que ya tienes. Sin embargo, después de reflexionar un poco, de sentarme y de darle unas cuantas vueltas, a la conclusión a la que he llegado es que lo que tienes que hacer es poner en marcha el Principio de Pareto.

¿Qué quiere esto decir? Recuerda que el Principio de Pareto, lo que nos dice básicamente, es que el 20% de algo nos suele dar el 80% de los resultados. Es decir, el 20% de lo que hacemos nos suele dar el 80% de los resultados. Mientras que el 80% restante nos da, tan sólo, el 20% de los resultados. Conocer esto es fantástico porque, al final, vas a dedicar mayor esfuerzo a ese 20% que te va a dar un resultado mucho mayor.

En el caso del entrenamiento personal, de que quieras montar tu negocio de entrenamiento personal o mejorar el que ya tienes funcionando, ¿cuál es la clave? Pues, evidentemente, tenemos dos elementos: un elemento que nos da el 80% de los resultados, y otro elemento que nos da el 20% de los resultados.

El que nos da el 20% de los resultados es claro y es obvio: son tus conocimientos técnicos. Esto lo tienes que tener muy en cuenta porque la mayoría de la gente lo que cree es que cuanto mayor es su conocimiento técnico, mayor es el impacto que tiene en su negocio. Lo cual es cierto, pero no del todo correcto; porque lo que realmente va a marcar la diferencia respecto a tu negocio de entrenamiento personal tu modelo de gestión, lo que tú sepas de cómo sacar provecho a tus conocimientos técnicos.

Por supuesto que los conocimientos técnicos son importantes, fundamentales, críticos, para ser un buen entrenador personal y poder vivir de tu negocio a lo largo del tiempo. Sin embargo, estos conocimientos técnicos son los que tiene la inmensa mayoría de la gente.

Por el contrario, la gestión de tu negocio va a ser única, aunque la bases sobre la misma estructura, tendrá tu toque personal y tu manera de hacer las cosas, o la de tu equipo. Y esto es lo que hace que la gestión técnica marque el 80% de tus resultados.

Por lo tanto, mi consejo es: fórmate técnicamente continuamente, pero, en especial, dedica tiempo a ser mejor gestor de tu negocio. Un forma es, evidentemente, aprender de aquello que ya funciona, de aquello que ya da buenos resultados. Copia, simplemente, lo que funciona. No inventes la rueda, úsala.

Si quieres más ideas para potenciar tu negocio de entrenamiento personal:

Si te ha gustado, por favor, comparte este artículo.