Antes de poder construir una buena relación con el cliente es necesario que tengas una fantástica relación contigo mismo. Una manera de lograrlo es la autoconfianza. Cuando confías en que puedes lograr lo que te propones, ya sea de ti mismo o ayudando a los demás a alcanzar sus objetivos o a solucionar sus problemas, desarrollas una sensación de autoeficacia, basada en hechos ciertos y concretos, y no en especulaciones o ensoñaciones, que te ayuda a tener una funcional relación contigo mismo. Esta autoeficacia mantenida en el tiempo, además de forjar tu talento, se transforma en autoconfianza; con lo que se crea un círculo virtuoso de autoeficacia, autoconfianza y autoconocimiento. 

Aquí tienes algunos artículos para que mejores tu Relación

Sorry, no posts matched your criteria.